ATRAPADO EN EL TIEMPO, de Harold Ramis (1993)

AT

Cartel del estreno de 'Atrapado en el tiempo' en España. (Credits to masquecine6.galeon.com)

Hay ciertas películas que siempre veo -aunque tenga el DVD- cuando me tropiezo con ellas en la tele. Atrapado en el tiempo pertenece a dicho grupo. Por eso me indigna tanto lo infravalorada que estuvo cuando se estrenó. Lo digo porque, a pesar de que tuvo un taquillaje decente, han sido el paso del tiempo y las reposiciones televisivas las que la han puesto en el lugar que le corresponde en el imaginario colectivo de los cinéfilos.

Me voy a remontar unos cuantos años atrás. Es exasperante que una comedia tan precisa al profundizar en las ansias y miedos del ser humano -sin necesidad de las paridas mentales y diálogos pseudofilosóficos que encontramos en muchos films intocables para críticos y pedantes- pasara desapercibida para los miembros de la Academia de Cine norteamericana. Uno se pregunta qué clase de idiotas forman dicha academia. Cierto es que en el 93 hubo películas enormes, como es el caso de La lista de Schindler o En el nombre del padre; y cintas tan buenas como El fugitivo, Lo que queda del día, Misterioso asesinato en Manhattan o Amor a quemarropa. Las cuatro primeras estuvieron entre las candidatas a Mejor Película. Hasta ahí, de acuerdo. Pero es que Atrapado en el tiempo se quedó fuera de la terna por culpa de El piano. Uno podría llegar a justificar la ausencia de la obra de Harold Ramis (aunque no lo comparta) si su puesto hubiese sido ocupado por Misterioso asesinato en Manhattan, Amor a quemarropa o, incluso, Atrapado por su pasado. Sin embargo, los brillantes académicos decidieron que el sumum del peñazo minimalista que es la mentada peli de la siempre coñazo Jane Campion era la merecedora de tal honor. Pero lo peor no es eso (que ya es muy grave). La diarrea mental de los colegas del tío Oscar tuvo consecuencias aún más dañinas para el ser simple que cree que en los Premios de la Academia se halla lo mejor de cada año. El fantástico guión de Danny Rubin tampoco estuvo nominado. En su lugar, claro, hubo piezas de colección -nótese el sarcasmo- como Dave, presidente por un día. Hay que fastidiarse -nótese la autocensura- con Hollywood.

AT2

Bill Murray interpreta a un metereólogo cansado del Día de la Marmota.

Tras el pequeño aparte sobre los Oscar -en ocasiones el escandalizado estupor de un simple es imposible de contener- volvamos a lo que nos concierne aquí. Aprovechando que ya he mencionado a Danny Rubin, voy a empezar por el principio de todo film, el libreto. Ágil en su ritmo de tira y afloja y divertido en todo lo que plantea, el guión respira simplicidad e inteligencia en cada sonido del despertador, en cada nuevo aprendizaje vital del protagonista, en cada encuentro del desdichado reportero con los habitantes de la población en la que está atrapado días tras día. La historia es tierna sin ser cursi y consigue vencer su principal amenaza: la repetición. En manos de otro la peli podría haber resultado monótona, pesada por machacona y previsible. El libreto consigue sortear ese obstáculo con brillantez y estilo. En su gran amenaza encuentra su mayor aliado para así convertir cada nuevo mismo día en una fuente de desternillantes gags de creciente significado emocional. Destaco tanto el guión porque es la auténtica clave del asunto y porque es muy duro comprobar que Rubin, profesor universitario de escritura de guiones, no haya hecho nada más en Hollywood. Rezaremos para que algún día nos encontremos con algo más de su cosecha.

AT2

Andie MacDowell interpreta a la sorprendida compañera de Murray.

La dirección de Ramis -que colaboró testimonialmente en la elaboración del guión- es más que decente pero está muy ajustada al texto lo que, también hay que decirlo, prueba la inteligencia del director americano. Donde sí brilla la labor del director yanki es en el montaje realizado  junto a Pembroke J. Herring. Siguen con bastante fidelidad lo escrito por el guionista pero con el acierto propio de mantener el ritmo de la comedia pura, en lo que Ramis sí es un consumado especialista. Muchas veces este hecho parece obvio tras el buen rodaje de un buen guión, pero cantidades ingentes de montadores se han encargado de destrozar el buen material que tenían con sus torpes tijeras.

El otro elemento decisivo que ayuda a aupar a Atrapado en el tiempo al Olimpo de las comedias es Bill Murray. No sé si otro actor hubiese conseguido un buen resultado con el mismo papel, pero lo que está claro es que la labor de Murray es insuperable. Interpretar a un depresivo ególatra con un grave problema de cabronismo que digievoluciona a una persona decente a la que te dan ganas de abrazar está alcance de pocos. Sobre todo si sabe hacer tan bien de imbécil como Murray. Por retomar el hilo inicial, huelga recordar que los antisimples de la Academia no le dieron al amigo Bill ni una piruleta por semejante papelón. Faltaría más. “¡A un absurdo comediante!”, que diría más de un viejales gafapasta.

PD: Adjuntados quedan el trailer en español (de España) y la escena en que Murray se levanta intrigado por las extrañas coincidencias con el día anterior. A vuestra salud, simploncillos.


About these ads

Acerca de davidsimple

Soy un joven valenciano licenciado en Periodismo. Mi pasión por el séptimo arte me ha llevado a comenzar esta aventura en el mundo blog.

Publicado el 21 junio, 2011 en NOTICIAS SIMPLES y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Nada que añadir amigo. Nada que añadir… CHAPÓ!

  1. Pingback: PELÍCULAS DE PANA (cine para el frío siberiano) « cineparasimples

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: